10 cosas extrañas que pasan mientras duermes. La #2 te dejará con la boca abierta



Enlaces patrocinados







Dormir es algo que todos disfrutamos hacer, sin duda, aparte de que si no lo hiciéramos probablemente alucinaríamos y tendríamos muchos problemas.


El caso es que dormir te ayuda a relajarte del día, a olvidar todos tus problemas y simplemente dejarte llevar por el tren de los sueños. Pero la verdad es que aunque pienses que la noche es un lugar seguro para ti y tu cuerpo, piénsalo dos veces, ya que después de leer estos 10 puntos, serás todo un conocedor de las cosas raras que te pasan al dormir.

Aquí van:

1.- Repentinos saltos y estirones.

Los músculos se relajan y ocasionan el impulso hipnótico, lo que pasa es que nuestro cerebro identifica la falta de movimiento como una caída y por eso damos “el brinquito” que seguro ha asustado a quien sea que duerma contigo.



2.- Eres más alto mientras duermes.

Sonará un poco extremo pero lo que en realidad sucede es que tu columna se separa un poco para hidratarse, aaaaaaah. Así que eres un poco más alto al dormir por eso.

3.- Se “te sube el muerto.”

Esto les ha pasado a casi todos y definitivamente no es NADA placentero, ya que se siente como si algún ente maligno estuviera intentando absorber nuestra alma. Pero esto tiene explicación científica y es conocida como parálisis del sueño, la cual acontece cuando estamos en el estado más profundo del sueño. No te preocupes, para cuando vuelva a pasar y te vuelvas a “paralizar” no te desesperes y sólo trata de despertar bien.

4.- Los dientes rechinan.

Esto se llama bruxismo, algo que las personas con problemas en la alineación en la mandíbula padecen, o bien, aquellas personas que se encuentren bajo altos niveles de estrés.

5.- Gritas.

Es normal que si estás teniendo un sueño, dependiendo de qué tan sensible seas, saques uno que otro gritito por ahí, o bien te pongas a hablar de mil cosas incoherentes que seguro terminan espantando a tus padres o a tu hermano (a) cuando te escuchan a mitad de la noche.

6.- Te prendes.

No en fuego, obvio, sino que muchas veces tienes uno de esos sueñitos húmedos y tu cuerpo es débil, así que se prende sin más el pobre.



7.- Tus ojos no dejan de moverse.

En sí, tu organismo entero no deja de moverse, así que no es raro que tus ojos se muevan como canicas en juego por la estimulación cerebral que estás experimentando, ya sea a causa de tus sueños o porque los ojos “se sueltan” al momento que descansas.

8.- Adelgazas.

Por eso es importante que duermas bien, porque si no lo haces tu cuerpo podría almacenar líquidos y los riñones no trabajan bien, aparte de que el hecho de que estés agotado hace que tu cuerpo produzca una hormona llamada ghrelina, la que hace que tengas más apetito. 

9.- Creces.

También es importante que duermas bien para que logres un crecimiento adecuado, así que si te regalas tus buenas horas de sueño tu cuerpo crecerá más sano.

10.- Comes algunos insectos.

Ya sean una palomita o una mosquita, también es posible que te comas una de esas arañas patonas que tanto odias, recuerda siempre sacudir bien tu cama y taparte bien.

¿A ti qué te pasa cuando duermes?

Si te gustó el artículo COMPÁRTELO, da LIKE aquí y en la publicación de FB. SUSCRÍBETE a la página y COMENTA. Gracias por leer.


Recomendados