7 mexicanos que hicieron lo imposible por conseguir una visa de EU.



Enlaces patrocinados







Aunque actualmente, la visión acerca de los migrantes está muy deteriorada por las figuras públicas y políticos que hablan mal de ellos, y los tacha de ser la peor calaña de personas, criminales y más… pero la verdad, es que son solo personas tratando de conseguir una mejor calidad de vida. Cosa que no tiene nada de malo, solo que algunas personas hacen hasta las cosas más increíbles por conseguir residencia o ciudadanía en un país de primer mundo. 


Estas son 7 cosas que las personas han hecho por conseguir su visa y poder quedarse a vivir en los Estados Unidos. 

1. Ella es Holly Kursk 





Ella es una nacida en el este de Europa, en Ucrania para ser precisos. Huyendo de las recientes guerras y los conflictos armados con Rusia,  ella buscó alguna forma de salir de su país y conseguir vivir el sueño americano. Mediante redes sociales, conoció a Bryan Gómez (lo puedes ver en la foto) e iniciaron una relación de amistad que los llevaría muy lejos. Entre broma y seriedad, Thomas fue a visitarla a Ucrania para conocerse en persona, pactando que Holly iba a ir algún día a américa. Estando allá, Thomas no pudo esperar y le compró un asiento a lado de su vuelo de regreso… 

2. Ricardo Ibarra 


Este es un hombre, que tras haber sido acusado de una injusticia en su país, México, tuvo que salir huyendo lo más lejos posible y a donde tuviera un futuro prometedor. Después de escapar de las garras de las bandas de narcotraficantes y delincuentes, consiguió la manera de entrar a los Estados Unidos. Estando ahí, buscó trabajo pero en su lugar, conoció a Marilyn Hoffman, quien trabajaba en un restaurante de comida mexicana, donde Ricardo llegó a pedir trabajo. Se conocieron y quedaron flechados. No esperaron nada, a los 3 meses ya habían hecho todos los trámites de matrimonio y eran felizmente casados. Es la manera más fácil de conseguir papeles parece ser. 



3. Pavel Calleros 


Ese que está atrás es Pavel Calleros… es un paisano mexicano que también conoció el amor y de paso consiguió una ciudadanía en un país de primer mundo. Él era un profesionista en su país, pero la fuerte crisis económica y las escazas oportunidades para emplearse en algo relacionado con su carrera, lo hicieron buscar una vida mejor en otro país. Adentrado en las redes sociales, conoció a Angélica (la de la foto) y empezaron a hablar todos los días sin parar ni siquiera por las noches. Afortunadamente para Pavel, Angélica vivía en una ciudad a 3 horas de distancia de la frontera, por lo que fue fácil para ella visitarlo. Cuando se conocieron, Pavel la enamoró y la convenció de casarse. Ella le arregló sus papeles y se lo llevó de vuelta en su carro. Hoy siguen felices y viviendo juntos. 

4. Paul Ortiz



Otra historia de verdadero amor desinteresado… es la que vivió y sigue viviendo el señor Paul Ortiz. Después de arriesgar su vida, en las peligrosas condiciones climáticas que se viven en los desiertos por los que cruzan ilegalmente a Estados Unidos, Paul consiguió establecerse en Texas y logró un trabajo como intendente de una cafetería pequeña. Fue ahí donde conoció a Michelle, una cliente asidua que empezó a platicar con él como parte de un trabajo para su tesis de maestría. Las pláticas siguieron hasta que prácticamente se enamoraron el uno del otro. Después de eso, se casaron y le consiguieron los papeles legales a Paul. Hoy es dueño de un café en Arizona y lo trabajan ambos. 

5. José Arámbula


Esta es una historia que parece de película, pero es de la realidad de donde los escritores basan sus historias. José era un joven jardinero en un fraccionamiento muy lujoso en el sur del estado de California. Ella Lorreine Chase, era la hija del dueño del fraccionamiento y se encargaba de llevar cuestiones administrativas para su padre.  Ella primero le dio trabajo, y después él la conquisto y logró que le diera su amor. Los padres de ella no estuvieron conformes con su decisión por lo que la despidieron y le quitaron su herencia. A ella no le importó y abandonó todo con tal de estar con el buen José. 



6. Armando López


El objetivo de muchas personas es conseguir una buena vida cueste lo que cueste. Armando no quería otra cosa mas que conseguir una mejor calidad de vida, y lo logró de una manera muy curiosa. Estando como indocumentado en el norte de Texas, Armando consiguió trabajo en una tienda de electrodomésticos chinos. Se encargaba solo de limpiar los pisos, los baños y todo lo relacionado a intendencia. Su jefa, Jannet Kim, lo amenazó con expulsarlo del  país si no le concedía unos gustitos. Así que al joven no le quedó de otra mas que cumplirselos. En una redada de los agentes de migración, descubrieron a Armando trabajando y estuvo a punto de ser deportado, pero la Sra. Kim ya le había agarrado cariño y decidió correr a casarse e iniciar el trámite para que pudieran estar legalmente juntos. 

7. Abioye Kurt 



Abioye y Victoria se conocieron mientras ella hacia trabajo comunitario y social en el país africano de Zimbabue. Abioye era el asistente de ella, y era el que se encargaba de hacer algunas traducciones y guiarla por los pueblos. Tanta cercanía influyó en su relación que terminaron quedando perdidamente enamorados. Cuando ella abandonó África, no puedo vivir en paz en Estados Unidos por la nostalgia y el recuerdo. Regresó a África y se casó con el buen Abioye. A los meses que arreglaron sus papeles, ambos regresaron a vivir a Estados Unidos y viven felices y juntos. 

¿Harías algo parecido por tener la residencia en ese país?

Si te gustó el artículo, SUSCRÍBETE a la página para recibir más notas como esta, déjanos tus COMENTARIOS estaremos agradecidos de recibirlos COMPARTE con todos tus AMIGOS. No olvides darle LIKE aquí y a nuestra página de Facebook 


Recomendados