Cuando fue rescatado solo gritaba una cosa; “Quitenme la vida por favor, no saben lo que hice”



Enlaces patrocinados







¿Hasta dónde es capaz de llegar la maldad del ser humano? Esta no es una historia cualquiera, es una historia de la vida real que nos muestra esa verdad que muchos nos negamos  a creer que existe, esa realidad que nadie quiere ver. 

Javier es un pequeño niño de 6 años de edad, quien a su corta edad ha tenido que vivir la peor de las experiencias, una experiencia que sin lugar a duda, lo ha dejado marcado de por vida. 


Javier, vivía al lado de su pequeña hermanita de 2 años de edad y sus padres en una comunidad de Filadelfia, Estados Unidos, sin embargo, lo que parecía una mañana como cualquier otra, terminó convertida en un verdadero cuento de terror, pues mientras se encontraban jugando en el patio de su casa, ambos niños fueron raptados por una pareja de 32 y 41 años de edad para cometer la peor de las atrocidades. 


Ambas criaturas fueron encerradas en un sótano junto a otros 6 niños que difícilmente sobrepasaban los 8 años de edad. Todos esos angelitos habían sido raptados para la venta de órganos; día con día, los pequeños eran torturados de la peor manera, los órganos les eran extraídos poco a poco hasta que finalmente terminaban muriendo. Algunas veces comenzaban por las corneas y otras tantas por los riñones, pero sin importar como era el proceso, no había ninguno que saliera vivo de ahí. Aquel lugar era el verdadero infierno…

Los días pasaban y aunque Javier hizo todo por escapar, sabía que nada podría salvarlos… Luego de 17 días de cautiverio el pequeño escuchó una noticia que lo dejó helado; se necesitaban las corneas de un niño pequeño, a su hermanita le iban a extraer los ojos, después de eso, sus días estarían contados y llenos de dolor, por lo que lleno de sufrimiento, tomó la decisión más importante de su vida. 

Con el corazón destrozado pero con la única intención de que su hermanita no pasara por el mismo dolor que los otros niños, Javier aprovecho un descuido de sus captores, tomó una de las pistolas que esos monstruos utilizaban para  amenazarlos y con la única intención de evitarle el sufrimiento a su hermanita, en medio de lagrimas tomó a la pequeña por los brazos, la recargo contra la pared y le disparó…

Tras dicho hecho Javier fue fuertemente golpeado, sin embargo, ellos preferían mantenerlo vivo, pues pronto saldría un nuevo cliente para sus órganos. 

Afortunadamente los vecinos escucharon el disparo, por lo que dieron aviso a la policía. Al no encontrar ninguna evidencia, los agentes se retiraron del sitio pero no quitaron el dedo del asunto y comenzaron a rondar la casa. Finalmente luego de una semana y tras observar movimientos sospechosos y los malos olores que salían del lugar, estos criminales fueron descubiertos. 

Solo 3 niños fueron rescatados, entre ellos iba Javier, quien en cuanto vio a la policía comenzó a gritar desesperado “Mátenme, no saben lo que hice” estas fueron las palabras de un niño quien para evitarle el sufrimiento a su hermana, tuvo que arrebatarle la vida… 

Cabe destacar que en el lugar fueron encontrados 14 esqueletos de niños de entre 4 y 8 años de edad, que fueron asesinados por este par de monstruos, que ahora enfrentan una condena de por vida.  

Javier finalmente pudo reencontrarse con sus padres, quienes junto con él,  reciben terapia psicológica para tratar de recuperarse de este trauma. 

Esto es algo que a cualquiera le puede pasar, no descuides a tus hijos, ellos te necesitan. Y recuerda, ante cualquier hecho sospechoso, no lo dudes, denuncia, podrías estar salvando una vida. 



Recomendados