Trillizas nacieron pegadas y pensaron que solo vivirían días. Pero así lucen 10 años después



Enlaces patrocinados






La historia de las trillizas Garrison, es el perfecto ejemplo de amor y valentía, ya que las pequeñas nacieron con graves problemas de salud. Es común que esto ocurra con los embarazos múltiples, aunque el caso de las niñas, va más allá de esa estadística, ya que dos de ellas estaban unidas al nacer, y como ya hemos conocido en otras ocasiones, es muy difícil la operación para separar a los pequeños, ya que no siempre sobreviven el doloroso procedimiento.


Los médicos estaban muy preocupados, y en el hospital hicieron todo lo posible para que las cosas salieran bien, y que su esperanza de vida fuera mayor; tuvieron que ser sometidas a varios estudios y todo el tiempo estaban conectadas con sondas y cables a los aparatos del hospital, además presentaban piquetes de inyecciones, las cuales eran necesarias para salvar la vida de las pequeñas.




El panorama no mejoraba para estas adorables bebés, y desafortunadamente la madre biológica no pudo hacerse cargo de ellas, por lo que tomó la difícil decisión de darlas en adopción; los médicos se quedaron consternados, pues a pesar de todos sus esfuerzos para mantenerlas saludables, no podían imaginar el dolor que pasarían las niñas además de físico, emocional sin los amorosos brazos de una madre, estaban destrozados por el destino que les esperaba a las trillizas, que ahora se encontraban totalmente solas y desprotegidas. ¿Quién se haría cargo del costoso tratamiento? ¿Quién les daría todo el amor y cuidados que necesitaban?


Afortunadamente, una pareja llena de amor se enteró de lo que pasaba con las pequeñas, y no dudó ni un minuto en hacerse cargo de ellas, las adoptaron como parte de su gran familia, la cual ya incluía a otros tres niños. Sus nuevos padres se hicieron cargo de los cuidados y de brindarles el cariño que ellas necesitaban, sin duda alguna el destino empezaba a lucir más brillante para las tiernas criaturas.


La bondadosa pareja que tomó bajo su protección a las niñas son Darla y Jeff Garrison, quienes a pesar de no contar con muchísimo dinero, preferían llevar una vida modesta antes que dejar desamparadas a las gemelas Mackenzie y Macy, quienes posteriormente fueron preparadas para ser sometidas a la peligrosa cirugía, sus nuevos padres querían darles la oportunidad de llevar una vida normal.




La operación se llevó a cabo de una manera muy cuidadosa, tuvieron que estirar la piel de las gemelas de 9 meses para que pudieran suturar la herida que quedaría después del procedimiento; afortunadamente y tras 24 horas de arduo trabajo de los médicos, ambas pequeñas se encontraban estables, y aunque quedaron con una pierna cada una, eso no sería problema para su desarrollo normal, gracias a una prótesis personalizada y con la ayuda de terapia física constante.


Años después de la cirugía, Darla y Jeff pudieron adoptar a la pequeña Madeline también, ahora las trillizas se encontraban juntas otra vez, y al lado de sus nuevos hermanos, viven felizmente en una granja a las afueras de Iowa en Estados Unidos; tienen ahora hasta su propio caballo.


No cabe duda que los verdaderos héroes no llevan capa, pero si tienen un corazón de oro y con ello pueden hacer un cambio en la vida de alguna persona que los necesite; en este caso, la familia Garrison ha sido una total bendición en la vida de las trillizas, quienes nos han mostrado que a pesar de lo difícil que sea la vida, siempre se puede salir adelante.


Nos sentimos muy felices de poder compartir esta historia con ustedes, y lo mejor de todo, es que si tuvo un final feliz.


Recomendados