12 formas de detectar a un Chilango NACO.



Enlaces patrocinados






Es cierto, la Ciudad de México es maravillosa, encontramos arte, cultura, conciertos, comida deliciosa a todo tipo de precios pero lo que sin duda casi es lo más importante es el famoso “chilango”. 

La verdad es que entre que amamos y odiamos al chilango los que somos de otra parte de México, hacen bastante pesadito el momento de visitar otra región y claro, no aguantan las críticas. 

Como seguro has tenido uno de esos encuentros cercanos del tercer tipo, queremos recordarte ese momento con una investigación del portal eldeforma.com, seguro detectarás a más de un chilango cerca de ti con las siguientes características…



1.- Creen que si no hay metro en tu ciudad, vives en un pueblo



2.- Lentes oscuros puestos todo el tiempo


No importa si es de noche y están en un restaurante, para ellos usar lentes oscuros es sinónimo de elegancia y lo harán todo el tiempo que les sea posible. 

3.- Todo lo han hecho primero y mejor que tú


Se burlan en tu cara de que todos los artistas con los que has soñado ya los vieron tres veces en concierto porque todos van a la Ciudad de México, seguro te dicen que se tomaron fotos con ellos y que les picharon los tacos pero…mucho de eso será mentira, el punto es que nada que les cuentes los sorprenderá. 


4.- Le cuesta creer que no has probado las tortas de tamal


Jamás hables mal de su gastronomía, la defenderán con todo y hasta se molestan si les dices que no has probado (ni te interesa) la torta de tamal. Para ellos es parte de su nutritiva dieta al igual que las “tortas de chilaquil”. 



5.- Quesadillas sin queso por favor


Es una de las pruebas más claras, viene de la capital y claro, las pide con flor de calabaza o huitlacoche.

6.- Dice una y otra vez que la CDMX es mejor


Se quejan de cualquier ciudad en donde estén si no es la capital, hablan con amor de ella y parece que los obligaron a viajar, la verdad es que te darán ganas de regresarlos cuanto antes porque vives torturado por todas sus quejas. 

7.- Pitan en cuanto cambia el semáforo


Para ellos es casi tan necesario como respirar. Ellos están acostumbrados al tráfico, te pitarán como locos para que avances aunque literal acabe de ponerse el verde.



8.- Juran que NO tienen acento


¡Y nadie les cree! Hablan entre lento y cantadito pero nunca se dan cuenta. Claro, en lugar de eso se quejan de que tan “golpeado” hablan los norteños.

9.- Después de jugar un partido los domingos se ponen a tomarse una "cahuama"

.

10.- Les gusta el refresco en bolsita



11.- Le van a un equipo de futbol y creen que les tienes envidia si le vas a otro equipo


12.- No dicen “playa”, dicen “mar”


Claro que no pueden irse al cielo sin haber visitado la costa y no pueden creer que los lugareños se refieran a eso como “playa”, para ellos siempre será “el mar”.


Recomendados