25 cirugías después: antiguo líder de la Supremacía blanca se libera de sus tatuajes de odio



Enlaces patrocinados





hombre ex skinhead se somete a tratamiento para borrar sus tatuajes cuando se convierte en padre

Desde que Donald Trump ganó la presidencia de Estados Unidos, hemos escuchado cada vez más noticias horribles sobre crímenes de odio, discriminación hacia las minorías, y el repetitivo discurso de que el hombre blanco es superior. Aunque en el país vecino siempre han existido este tipo de prácticas salvajes e intolerantes, aún hay esperanza de que todo esto termine, pues un ex líder de estos grupos de odio, decidió cambiar su vida, dejando atrás el pasado, pero para lograr ésto, era necesario borrar los tatuajes que cubrían su rostro…. 

Aquí tenemos una historia de valentía, que nos prueba que nunca es tarde para hacer lo correcto… 






El nombre de este hombre es Bryon Widner, ex líder de un grupo que promovía la supremacía blanca, ahuyentaba a las minorías y se había dedicado a sembrar el odio en los más jóvenes. Como muestra de lealtad a la causa, Bryon tatuó absolutamente todo su rostro, en el que demostraba su compromiso hacia el triunfo del hombre blanco. 


Sin duda, este culto había terminado con la voluntad y la humanidad de Bryon, pues ya no pensaba por sí mismo, simplemente, obedecía ciegamente los principios de esta agrupación, era un culto de intolerancia y odio hacia las minorías. 




Debido a todos los tatuajes y su ofensivo significado, era muy difícil para él encontrar un trabajo estable, y sus pasatiempos no eran precisamente motivo de orgullo, pues una persona que “caza minorías” en sus tiempos libres, no parece alguien confiable para trabajar. 


Bryon fue a prisión por un tiempo, y al salir, decidió casarse con Julie, ambos formaban parte del culto extremista, pero ella fue quien convenció al joven para que se alejaran de esas horribles prácticas de odio. Tiempo después de la boda, Julie quedó embarazada, y en ese momento, todo quedó muy claro para él: Debía ser un ejemplo para su hijo. 


Estaba decidido a cambiar su estilo de vida peligroso y dedicarse a ser un apoyo para su familia, así que querían encontrar a una persona que les ayudara con su situación, afortunadamente conocieron a Daryle Lamont, un activista del movimiento anti odio, y tras escuchar la historia inspiradora de Bryon, decidió ayudarlo, así que contactó a un hombre: Daryle Lamont Jenkings. 



Para sorpresa de Bryon, Daryle es un hombre de color, que estaba involucrado en el movimiento anti-odio, y con ayuda de un donador anónimo, apoyó en todo momento al ex líder, para remover todos esos tatuajes racistas de su rostro, y así, poder ser un padre ejemplar que le enseñe valores a su hijo, como el respeto y la tolerancia. 


Mientras la familia Widner vivía este cambio, recibió amenazas de la organización, pues una vez que entras a la retorcida hermandad, no puedes salir… sin embargo esto no detuvo a Bryon, estaba dispuesto a cambiar por el bien de su familia. 


Tras 25 cirugías en un periodo de 16 meses, Bryon sufrió terribles quemaduras en el rostro y en el cuello, el dolor de cada procedimiento era insoportable, hasta que el médico que lo atendió, el Doctor Bruce Shack, decidió anestesiarlo por completo. Al final todo valió la pena, y el ahora padre de familia y esposo dejará su tormentoso pasado atrás. 


“Fue un pequeño precio por convertirme de nuevo en humano”



Recomendados